Llegados al final de la temporada, se hace difícil intentar describir en pocas palabras lo vivido durante estos ocho meses atrás. Una temporada de récords – porque sí, el fútbol femenino ha entrado en una nueva dimensión -, de lesiones que nos han impedido disfrutar de nuestras jugadoras sobre los terrenos de juego, una temporada de nuevas llegadas y de tristes despedidas que sin duda marcarán la historia del crecimiento de este deporte.

La mañana de San Isidro en el estadio Alfredo Di Stéfano se presentaba con una carga emocional difícil de olvidar para la afición blanca. Los nervios a flor de piel ante la oportunidad de alcanzar la tan ansiada plaza Champions se fundían con el sentimiento de quien sabe que deja algo atrás. Un último partido en Valdebebas que brindaría la ocasión de ser homenajeadas y despedirse a tres leyendas madridistas como ya lo son Asllani, Babs y Kaci. Veteranas que han escrito la historia del club desde sus inicios, haciéndolo madurar y aspirar a lo más alto en tan solo tres años. Han abierto el camino por el que andará el Real Madrid y han dejado una huella que siempre recordará el equipo, dando ejemplo del compromiso que supone vestir la camiseta blanca. Su liderazgo y sus valores tanto dentro como fuera del campo quedarán latentes en una plantilla que ha tenido el privilegio de aprender de ellas.

El rival a batir en la trigésima y última jornada liguera, el Villarreal CF. Un recién ascendido que ha llegado a la primera división para quedarse. Un equipo que sumaba puntos en negativo en su casillero liguero ante las injustas sanciones impuestas por la Federación, y que se ha mantenido firme en su lucha por la permanencia. Y es que, desde aquel partido de ida en Castellón, mucho han cambiado ambos conjuntos.

En una primera mitad sin demasiadas llegadas a portería, lo intentaban las locales con acercamientos por la banda de Athenea, siendo la jugadora más productiva y desbordando con majestuosidad a su par F. Lara próximas a la línea de fondo. El Villarreal, bien posicionado, armó un escudo defensivo con el que pudo superar la presión madridista y llevar el juego hasta tres cuartos de campo. Allí se desenvolvió con solvencia una Paola Soldevila que supo distribuir y calibrar la balanza del juego acompañada por Cienfu. Sus oportunidades de adelantarse en el marcador nacieron de las botas de Salma Paralluelo. La joven promesa grogueta superó en carrera a la defensa merengue obligando a Misa a permanecer atenta a las salidas adelantadas para interceptar el balón. Y aunque el encuentro parecía destinado al empate a los 45 minutos, el equipo visitante fue condenado con la pena máxima. Desde los 11 metros se preparaba la sueca Kosovare Asllani ante la atenta mirada del público allí presente que deseaba cantar el gol de su estrella. Con decisión colocó el cuero sobre el punto de penalti esperando el silbato de la colegiada. Sin pensárselo demasiado, mandó el balón al fondo de la red por el palo diestro (1-0). El estadio se levantó para aplaudir ante el que podía ser el último gol de la jugadora en su casa. Un gol que materializó Asllani y que podía suponer el pase a la Champions para el Real Madrid.

Fotografía: @_juanelcapo

La segunda mitad, sin mucha lucidez, presentó un esquema mucho más defensivo por parte del Real Madrid incorporando al terreno a Kaci y sacando delanteras. Se jugarían sus cartas a intentar sorprender al Villarreal con balones en largo. Sin embargo, fueron las groguetes las que mantuvieron la posesión y generaron peligro con disparos de Salma, Belén y Cienfu. El tiempo se consumía y los aficionados, pendientes de lo que sucedía en tierras catalanas, no dejaban de animar a las blancas. Los últimos minutos dejaron grandes paradas de Misa que consiguió llevar el marcador con la victoria merengue al final del partido. Instantes después finalizaba el encuentro entre el Barcelona y el Atlético de Madrid, otorgando finalmente la tan ansiada plaza Champions al Real Madrid que se situaba en la tercera posición de la tabla liguera.

Villarreal CF

Comenzaron los adioses, y como si de una graduación se tratase, el Real Madrid despedía a una promoción de veteranas a las que ha convertido en leyendas blancas, y a las que desde De Tacón les deseamos muchísima suerte en sus nuevos proyectos. La fiesta del Di Stéfano comenzaba con las celebraciones y las lágrimas por haber logrado el objetivo. El Real Madrid se prepara ya para afrontar las semifinales de la Copa de la Reina el 25 de mayo.

Aprovechando la mañana de despedidas, aquí finaliza la temporada y con ello mi última crónica. ¡Ha sido un honor! Sigamos haciendo historia.

FICHA TÉCNICA:

Real Madrid: Misa, Teresa (Kaci, 46’), Peter, Ivana, Olga, M. Oroz, Asllani (Svava, 64’), Esther (Møller, 46’), Rocío, Zornoza y Athenea (Lucía, 87’).

Entrenador: Alberto Toril.

Villarreal: T. Alonso, Y. Giménez (Ainoa, 54’), Cienfu, Sheila (I. Miguélez, 74’), Paralluelo, Nerea (Olivia, 79’), F. Lara (Stefa, 74’), Bea Prades (Zaïra, 79’), Soldevila, Belén y Lara Mata.

Entrenadora: Sara Monforte.

Equipo arbitral: Elia María Martínez Martínez, Virginia Fernández Albaladejo, Naomi Bellido Alcoleo y María Isabel Serrano García.

Goles: (1-0) Asllani 43’.

Aforo: 2.066 espectadores.

Fotografía: @_juanelcapo

Jornada 30 de la Primera Iberdrola. Real Madrid CF – Villarreal CF. Estadio Alfredo Di Stéfano, Valdebebas (Ciudad deportiva del Real Madrid). 15 de mayo de 2022, 12:00 h. Temporada 2021/2022.

Fotografía: @_juanelcapo
A %d blogueros les gusta esto: