El Rayo Vallecano despierta de un sueño que duró 19 años. Las guerreras de Vallecas abandonan la Primera División del fútbol femenino como solo saben hacerlo, luchando hasta el final contra viento y marea. 

La derrota ante el Levante hizo que matemáticamente el Rayo Vallecano descendiera a Reto Iberdrola, segundo escalón del fútbol femenino tras 19 años en la élite. Tan solo dos victorias en las veintiséis jornadas disputadas hasta la hora del descenso, han hecho que el milagro de la permanencia no se hiciera realidad. 

El nulo interés en la sección más laureada del club por parte de los dirigentes, han mandado al infierno de Segunda División a uno de los equipos referentes del fútbol femenino, a un barrio y a un escudo que no merece quién a día de hoy manda en el club.

Los números cantan y no perdonan. Con tan solo cinco puntos en la primera vuelta y ningún fichaje en el mercado invernal. Ni un ápice de actitud ni ganas en la directiva para intentar evitar lo sucedido. Las niñas del barrio de Vallecas se han quedado sin equipo en Primera Iberdrola.

Todo lo extradeportivo hizo impracticable el césped de Vallecas. Aún así, las ganas y el esfuerzo no cesaron en cada una de las jugadoras que han honrado la franja desde la primera jornada de la presente temporada. 

Jugadoras como Alicia Gómez, Cristina Auñón, Sheila García, Pilar García, Jenni Hermoso, Jade Boho, Sonia Bermúdez, Natalia Pablos, Blanca Crespo entre otras, han dejado una huella imborrable en un equipo que hoy se despide de la élite. ¿Hasta cuándo?, el fútbol femenino al completo desea que sea un hasta pronto.

Atrás quedan los títulos y los éxitos. Dos Ligas y una Copa de la Reina llenan las vitrinas del equipo vallecano. Noches inolvidables de Champions en el Estadio de Vallecas que no volverán… por el momento.

A %d blogueros les gusta esto: