El Real Madrid vencía por primera vez al UD Granadilla Tenerife por (2-0) en el estadio Alfredo Di Stéfano. Los goles de Rocío Gálvez y Maite Oroz resolvieron el encuentro.

Después de la tormenta siempre llega la calma. Para el Real Madrid, la arena del Desierto del Sahara que ha teñido la ciudad durante la semana, ha podido enterrar las malas sensaciones que dejó El Clásico sobre la mentalidad de las jugadoras. Volver a su feudo en Valdebebas y sentir de cerca el apoyo de la afición blanca, sería la píldora que recordase al equipo la grandeza del escudo. En la recta final de la remontada – a la heroica – en la clasificación liguera, tan solo le quedarían siete finales al conjunto de Alberto Toril para alcanzar el pódium y reinscribir su nombre en los puestos de Champions.

En frente, todo un rival con nombre propio; UD Granadilla Tenerife. El club insular trataría de ponerle el broche final a la temporada sumando los tres puntos en la capital, aumentando distancias e intentando limitar las opciones de las madridistas por arrebatarles la ansiada plaza. Como dijo S. Hawking: «Mientas haya vida, hay esperanza«. Y si lo extrapolamos al fútbol; hasta que las matemáticas cierren actas certificando el nombre de los aspirantes a Europa, quedarán esperanzas para merengues y tinerfeña de sumarse a la competición.

Cinco puntos separaban a las de Francis Díaz del equipo blanco. Ocupando la cuarta y quinta plaza de la tabla, quedaba todo por decidir en el cruce correspondiente a la decimoséptima jornada.

Los primeros compases dieron muestra de la importancia del partido. Aunque sin demasiado grado de acierto en las combinaciones y sin precisar a últimas instancias, al primer cuarto de hora, ambos conjuntos probaron a las guardametas con disparos lejanos a portería sin encontrar recompensa. El continuo baile de posesiones ocasionado por la falta de precisión, impedía a las delanteras romper líneas o encontrar los espacios en la defensa rival. Y aunque parecía que la balanza no terminaría de decantarse en favor de ninguno, el Real Madrid quiso coger las riendas y regalarle al público una bonita jugada desbordante de genialidad. Tras un robo de la capitana Ivana Andrés, el ataque blanco dirigido por Athenea y Esther jugaría a la pared por el flanco izquierdo conduciendo el cuero hasta campo rival, donde pudieron centrar al área para Nahikari. La de Urnieta supo controlar y rotar sobre suposición recortando a Zaremba para ceder el balón a Møller, que aparecía en carrera y remataba de primeras viendo cómo Koko tapaba el espacio evitando castigar a Noelia Ramos. Llamaba el equipo blanco a las puertas del gol. Aprovechando la brillantez vista los últimos instantes, tratarían de plasmar sobre el campo lo trabajado en la pizarra durante la semana.

En el minuto 28, dibujaban a placer – como si de un lienzo en blanco se tratase – una jugada de estrategia desde el saque de esquina. Claudia Zornoza ponía el balón en corto para Teresa Abelleira que se la devolvía para que la madrileña colgase el balón al corazón del área. La trayectoria perfecta y a cámara lenta para que Rocío, sin desaprovechar la oportunidad, rematase de cabeza subiendo el tanto al marcador (1-0).

Pudieron las blancas haberse marchado al descanso con mayor distancia en el marcador, pero la suerte y el poco espacio que le quedó a Nahikari, hicieron que el sombrero que lanzó sobre la portera se marchase a escaso metro de la madera. Finalizaba así una primera mitad muy completa del Real Madrid defensivamente, controlando el balón en el centro del campo y manteniendo la ventaja en el resultado.

Tras el paso por los vestuarios, el ritmo se intensificó. Las oportunidades blancas aparecieron con mayor frecuencia. Imprimiendo mayor peligro a sus llegadas, Athenea desbordaba en carrera por el costado izquierdo superando a Natalia Ramos y logrando finalizar jugadas que exigieron los reflejos de la guardameta tinerfeña.

El ataque del Tenerife escaseaba ante la dificultad de dominar en el centro del campo. Como referencia habitual, una Martín-Prieto a la que pocos balones le llegaban, y cuando lo hacían, era rápidamente presionada por la defensa merengue. No sería hasta el minuto 75, cuando pudieron encadenar varias ocasiones cercanas a la portería de Misa. María José chutaba desde la frontal del área e intentaba superar la línea defensiva sin ver sus esfuerzos recompensados.

Sentenció el Real Madrid con la entrada en el terreno de juego de Maite Oroz. La navarra supo mover con oficio un balón que recibía de Kenti y, amagando sobre la defensa, lanzó un disparo cruzado batiendo a la guardameta. Subía así el segundo tanto al marcador (2-0) y celebraba con honores los valiosos 3 puntos que las acercan al objetivo final.

La ovación esta vez se la llevaron las canteranas Carla Camacho y la debutante Paula Partido al ingresar en el campo para dar aire fresco a la plantilla en los minutos finales. En plena lucha por el ascenso del Real Madrid B, las canteranas veían sus esfuerzos recompensados con la confianza del técnico cordobés sumándolas al primer equipo. Un impulso de energía para rematar la temporada con el filial.

Se mantienen las posiciones en la tabla. El Real Madrid le recortaba 3 puntos al Granadilla Tenerife, y a tan solo 2 puntos de alcanzar la tercera plaza – pendientes aún de disputar el tercer encuentro aplazado del mes de enero –.

FICHA TÉCNICA:

Real Madrid: Misa, Kenti Robles, Teresa, Ivana, Esther (Paula Partido, 91’), Nahikari (M. Oroz, 68’), Møller (Olga, 68’), Rocío (Peter, 91’), Zornoza, Athenea (Carla Camacho, 87’) y Svava.

Entrenador: Alberto Toril.

UDG Tenerife: Noelia Ramos, Aleksandra, Pisco, Patri Gavira, Natalia Ramos, Claire (Paola Hernández, 68’), Sandra, Ange Koko (Blom, 46’), María José (Gisela, 68’), Nasello y Martín-Prieto.

Entrenador: Francis Díaz.

Goles: (1-0) Rocío 28’, (2-0) Maite Oroz 86’.

Equipo arbitral: Beatriz Cuesta Arribas, Alejandra Raza Fernández, María Iria Javier Rosendo González y Alicia Gamero Fuentes.

Aforo: 656 espectadores.

Fotografía: Real Madrid CF

Jornada 17 de la Primera Iberdrola (partido aplazado). Real Madrid – UDG Tenerife. Estadio Alfredo Di Stéfano, Valdebebas (Ciudad deportiva del Real Madrid). 19 de marzo de 2022, 15:45 h. Temporada 2021/2022.

A %d blogueros les gusta esto: