El Real Madrid se corona en la capital y vence por (0-2) al Atlético de Madrid. Un derbi marcado por la efectividad de las blancas frente al dominio de la posesión colchonera.

Tan solo quinientos metros separan a Cibeles de Neptuno. Dioses de mitología griega y romana a los que merengues y colchoneras tratarían de encomendarse rogando salir victoriosas del gran derbi madrileño. En juego, tres valiosos puntos que podrían sentenciar la recta final de la temporada. En juego, el poder que conlleva salir por la puerta grande en Madrid. En juego, el liderato de la capital.

El Atlético de Madrid dirigido por Óscar Fernández, ejercía de anfitrión y llegaba al Centro Deportivo Wanda Alcalá de Henares en tercera posición acumulando 45 puntos en su ficha liguera. A pesar de haber caído en los octavos de la Copa de la Reina, buscarían el triunfo que consolidase su plaza en la Champions League para cerrar una buena temporada de las rojiblancas.

El Real Madrid por su parte, se presentaba en quinta posición sumando 38 puntos a su casillero. Inmersos en pleno calendario de marzo, el club blanco quería dar continuidad a la buena racha de resultados que atesora bajo los mandos de Alberto Toril. Siete victorias consecutivas en Liga, el pase a cuartos en Copa y el pase a cuartos en Champions, redondean unas estadísticas que el equipo ha sabido trabajar para poner a su favor.

Los prolegómenos auguraban la intensidad con la que transcurriría el partido. Ya en la primera jugada, las colchoneras pisaban la línea de fondo en dominios blancos. Sería el inicio del torrente ofensivo que llevarían a cabo durante la primera mitad. Dominando la posesión y escribiendo el guion del encuentro, el Atleti trenzaba jugadas desde el centro del campo con Banini, Ajibade y la capitana Amanda Sampedro creando la táctica del ataque. En el continuo bombardeo de ocasiones por ambos costados y desde el corazón del área, lograba la sólida defensa merengue deshacer el peligro a las llegadas de las locales. Svava se anticipaba con solvencia y daba salida al cuero superando la línea de presión adelantada del Atleti.

En la zaga blanca, la presión se retrasaba hasta el centro del campo, evitando carreras innecesarias y cerrando espacios atrás. Las rotaciones y la temporización de los minutos serán factores clave para mantener la plantilla en el apretado calendario que tiene por delante el Real Madrid. La escasa incidencia en tareas ofensivas estuvo comandada por Athenea, que continuamente cambiaba del extremo izquierdo al derecho despistando a sus marcadoras.

El Atleti tuvo varias oportunidades de adelantarse en el marcador por mediación de Ajibade. Leicy recuperaba la posesión para mandar el balón hasta la posición de Ajibade que veía desesperada como Rocío trastabillaba sus llegadas a portería. En el minuto 20, Meseguer lanzaba un balón en largo dejando a la delantera colchonera en un mano a mano frente a Misa. Sin embargo, allí apareció providencial Rocío para meter la carga suficiente con la que superar a la jugadora nigeriana.

Con el paso de los minutos, el Real Madrid aguantaba el temporal y era capaz de resolver con firmeza el avance del ataque rival. La sorpresa de quien aguarda su momento estaba por llegar. A la media hora de juego, Athenea, rápida en los movimientos y en la circulación del balón, desbordaba por el costado izquierdo mandando un centro que Møller remataría de cabeza enviando el cuero al fondo de la red y subiendo el primer tanto al marcador (0-1). Un gol que cayó como un jarro de agua fría en la zaga rojiblanca que veía como sus esfuerzos en la combinación resultaban en vano.

Tras el paso por los vestuarios, se incrementó la velocidad en las transiciones ofensivas y defensivas. El Real Madrid, con el marcador a su favor, siguió con la tendencia inicial. Los planes parecían irle bien al técnico cordobés que, renunciando a la posesión, transmitía sensaciones de confianza con el juego dibujado. No se haría esperar mucho más, y las blancas pusieron tierra de por medio. En el minuto 54, Zornoza enmarcaba un fantástico cambio de orientación con el que Lucía y Møller jugarían al desdoble conduciendo el balón hasta la línea de fondo. Møller centraba in extremis al área encontrando a Esther que, con un remate de primeras, ponía un balón imposible para Lola Gallardo, subiendo el segundo tanto al marcador (0-2).

Intentaba el Atlético de Madrid volver a meterse en el partido. El marcador tomando distancias y los minutos corriendo en su contra, harían a las rojiblancas cometer imprecisiones y adelantarse en los lanzamientos desesperados a portería. Laia Aleixandri tuvo su oportunidad con un disparo lanzado de falta que acabaría en manos de la guardameta canaria.

La acción del partido, la firmaría Misa Rodríguez. El equipo blanco era castigado con la pena máxima. Un penalti que podría cambiar la sinfonía del partido. Amanda Sampedro se hacía con el balón capitaneando a su equipo y lo colocaba con decisión desde los once metros esperando el silbato de la colegiada. En un disparo tenso y raso al palo izquierdo, pareció que el tiempo se ralentizaba. Con una estirada de mérito y haciendo honor a su escudo, Misa detenía el penalti llevándose los aplausos y la ovación de los aficionados merengues allí presentes.

Terminaba así el encuentro con la victoria madridista. El equipo se llevaba los tres puntos y sumaban su octava victoria consecutiva, recortando puntos en su carrera hacia las primeras plazas.

FICHA TÉCNICA:

Atlético de Madrid: Gallardo, Aleixandri, Van Dongen, A. Sampedro (Ludmila, 69’), Maitane, Santos (Tounkara, 69’), Meseguer, Ajibade, Bárbara (Kgatlana, 79’), Shei y Banini.

Entrenador: Óscar Fernández.

Real Madrid: Misa, Lucía (K. Robles, 74’), Peter, Rocío (Asllani, 82’), Svava, Kaci, Zornoza, Athenea (Teresa, 89’), Møller (M. Oroz, 74’), Esther y Nahikari (Claudia F., 82’).

Entrenador: Alberto Toril.

Goles: (0-1) Møller 29’, (0-2) Esther 54’.

Equipo arbitral: Olatz Rivera Olmedo, Elena Pardos Mainer, Marta Villanueva Benavente y Alicia Espinosa Ríos.

Jornada 16 de la Primera Iberdrola. Atlético de Madrid – Real Madrid. Centro deportivo Wanda Alcalá de Henares (Madrid). 9 de marzo de 2022, 19:00 h. Temporada 2021/2022.

Fotografía: Real Madrid CF

A %d blogueros les gusta esto: