Ojalá nunca nos cansemos de repetir la misma noticia: récord de entrenadoras mujeres en Primera Iberdrola. Aunque, por otro lado, ojalá dejara de ser noticia y fuera costumbre. Cada vez lo está siendo más, pues justo ahora un año celebrábamos el nombramiento de Iraia Iturregi como líder del banquillo del Athletic, lo que hacía que fueran cuatro las mujeres al frente de banquillos en la élite del fútbol femenino nacional. En aquel momento, a Iraia se le unían María Pry en el Levante, Natalia Arroyo en la Real Sociedad y Jenny Benítez en el Sporting de Huelva.

El año anterior también arrancaron tres mujeres en los banquillos: a Pry en el Levante se sumaban Irene Ferreras en el Valencia y Jessica Rodríguez en el Rayo, aunque esta última no llegó a debutar. Es conocido el baile constante de banquillos en la Primera Iberdrola, y eso ha desembocado en esta temporada 2021-22, que arrancó con cinco mujeres liderando equipos: la continuidad de Natalia Arroyo al frente del equipo de San Sebastián, lo mismo con Iraia Iturregi y su Athletic, Ana Junyent al frente del Eibar, Sara Monforte ascendiendo al Villarreal, Andrea Esteban en el timón del Valencia y, ahora tras su vuelta a España, María Pry llegando al Madrid CFF. Pudieron haber sido seis, pues todo indicaba que iba a seguir Jenny Benítez en su rol de entrenadora del Sporting de Huelva tras la magnífica actuación en la pasada campaña, pero el cambio de normativo obligó al mítico Antonio Toledo a volver a ponerse al frente del equipo onubense, mientras Benítez consigue el nivel de UEFA Pro, necesario desde esta temporada para entrenar en Primera Iberdrola.

Así, con el retorno de María Pry al fútbol español tras su aventura en Chile, volvemos a marcar enero de 2022 en rojo en el calendario como nuevo hito: máximo registro de entrenadoras en Primera Iberdrola de la historia con estos seis nombres propios, a los que añadiríamos el de Jenny Benítez por lo ya mencionado, junto al de Irene Ferreras, también como segunda en el Real Madrid, Alexandra López en el Atlético de Madrid o Ana Llamas, mano derecha incesante de María Pry.

La clave de esta información es que no es solo cuestión de cantidad, sino más bien de calidad. Mujeres preparadas y con experiencia que consiguen romper barreras para servir de ejemplo a futuras promesas y demostrar que es posible. Mujeres a las que se suman otras entrenadoras españolas, como Toña Is, que actualmente dirige al Pachuca Femenil de la Primera Femenil de México, o Mila Martínez, que consiguió romper una barrera más, dirigiendo entre 2019 y 2021 al Suzuka masculino en Japón, después de hacer historia con el Fundación Albacete.

Lo mejor de todo es lo que aún están por llegar: esas entrenadoras que aún son jugadoras, que están en formación, que dirigen a la base del fútbol nacional como preparación para ser grandes entrenadoras en un futuro que va a ser suyo.

A %d blogueros les gusta esto: