Anaïr Lomba “Lombi” cuelga las botas en el club de su vida, el RCD Espanyol de Barcelona.

El pasado lunes Anaïr anunciaba su retirada en una emotiva rueda de prensa desde el RCDE Stadium. La gallega de alma perica se retira a sus 32 años tras una nueva lesión de cartílago y menisco que sufrió mientras entrenaba en la Ciudad Deportiva Dani Jarque. Y es que, aunque ha sido operada de 6 cruzados, no ha sido uno de ellos el que ha interrumpido su carrera profesional.

Fotografía: @anair16

Entre lágrimas se despedía:

“No imaginaba que el final no sería en el campo con mis compañeras luchando por el ascenso que me obsesiona desde hace medio año”.

“Es verdad que no se acaba ni cuándo ni cómo me gustaría, pero lo que no puedo negar es que sí se acaba donde me gustaría y donde yo sabía que se tenía que acabar”.

Lombi firma una larga trayectoria que comenzó en el FC Barcelona, pasando por el Unión Guardesa, El Olivo, el RCD Espanyol, el Valencia CF y volviendo finalmente a su amado Espanyol.

Digna defensora de la camiseta blanquiazul, llegó al Espanyol hace 8 años y desde entonces supo que su corazón latía al compás de los pericos. Demostró su amor por el club cuando tras anunciar su retirada en 2019, recibió la llamada que le haría coger de nuevo las botas, y como dice la canción: “Si tú me dices ven, lo dejo todo”. Así fue; Lombi se reencontró con el fútbol para ayudar a un Espanyol que atravesaba sus peores años.

Agradecida también con la afición de la que asegura, son el motor del Espanyol y los que lo hacen tan mágico y especial:

“Gracias a vosotros ‘pericos’, ahora seré una más con vosotros en la grada”.

“El Espanyol es un club que se te mete dentro”.

Anaïr dedicó además unas palabras a los clubes en los que militó, con especial atención al Valencia y a su capitana y amiga allí presente Marta Carro, que le recordaba todo lo aprendido desde entonces y se despedía: “Gracias por todos los valores que dejas en cada sitio que pisas”.

Emocionada, se dirigió a su compañera de vida; que también quiso estar en la despedida:

“Tu sonrisa me ha dado fuerza cuando ya no me quedaba. Ahora os toca a ti y a Bolt aguantarme. No es tarea fácil, pero estoy segura que es el partido que más valdrá la pena”.

Acabó la rueda de prensa con un detalle del club que le entregaba la capitana Cristina Baudet mientras se fundían en un abrazo lleno de lágrimas aplaudido por el resto del equipo y cuerpo técnico.

Fotografía: RCD Espanyol (twitter @CristinaBaudet )

Como nos contaba en una entrevista para DE TACÓN, jugar en el RCDE Stadium era uno de sus sueños y aquello que le quedaba por vivir en mundo del fútbol. Aunque se marcha sin haberlo podido cumplir, se lleva un bonito recuerdo de aquel entrenamiento que sí pudieron disfrutar en el estadio la pasada temporada.

Como leyenda que es ya del RCD Espanyol, Anaïr seguirá vinculada al club dentro de su estructura y cerca de sus compañeras, como informó la máxima responsable de la sección femenina, Raquel Cabezón.

A %d blogueros les gusta esto: