Si alguien merecía la continuidad en un club de la Primera Iberdrola la presente campaña, ese era Juan Carlos Amorós. El técnico madrileño llegó a un desterrado Real Betis Féminas, que encadenaba 8 derrotas consecutivas y con tan solo 7 puntos ocupaba el farolillo rojo de la clasificación.

Directo de Londres, el ahora técnico verdiblanco tomó el reto de ponerse al mando de un equipo a la deriva y a base de trabajo y confianza consiguió transmitir un mensaje claro a las jugadoras: el Betis iba a quedarse en Primera Iberdrola. Y así lo hizo, capitaneó un barco que no fue fácil sacar a flote, pero una vez empezaron a coger oxigeno no hubo quien pusiese trabas al equipo. 

Su buen hacer y su gran final de curso, sirven al técnico madrileño para alargar su vinculación con el Real Betis Féminas que oficializaba en esta misma tarde la renovación de Juan Carlos Amorós. El técnico madrileño logró salvar a las verdiblancas a una jornada del final liguero, logrando dar sentido a un equipo que ha tirado de carácter y personalidad para plantar cara a equipos de la zona noble de la tabla logrando así una permanencia que parecía imposible.

Esta hazaña hace que Amorós prorrogue su contrato con las verdiblancas el año por objetivo que se le había propuesto el pasado mes de enero.

A %d blogueros les gusta esto: