Si hay un partido trascendental en un campeonato regular, es ese en el que ambos equipos se juegan la vida. El valor aumenta si uno de los conjuntos que están sobre el verde no repetirá el próximo año porque el caer derrotado puede suponer el abandonar la categoría. Un partido así es el que espera a Betis y Dépor para esta trigésimo segunda jornada de Primera Iberdrola Andaluzas y gallegas decidirán su futuro en 90 minutos. El encuentro tendrá lugar a las 11:00h del sábado 19 sobre el césped del estadio Felipe del Valle dirigido por la colegiada Olatz Rivera Olmedo. 

Las verdiblancas llegan con una favorable ventaja sobre su rival. Cinco puntos por encima del descenso cuando quedan seis por disputarse es lo que el Real Betis Féminas está obligado a aprovechar para no decir adiós a la Primera Iberdrola. Las verdiblancas llegan en inmersas en una buena racha, pese a que en su último encuentro no lograran puntuar en el Gran Derbi ante el Sevilla. Acumulan un total de 8 puntos en los últimos 5 encuentros disputados, con un bagage de dos victorias, dos empates y una derrota. Las verdiblancas ocupan la decimocuarta posición en la tabla clasificatoria con 31 puntos repartidos en 8 victorias y 7 empates. Para este fin de semana el Betis se marca el único objetivo de certificar esa permanencia que hace meses hubiese sido impensable.

Solo un puesto por debajo en la tabla está su rival en esta mañana de sábado, el Deportivo Abanca. Las blanquiazules, dirigidas por Manu Sánchez, son el único equipo en puestos de descenso con oportunidad de permanecer en la máxima categoría del fútbol de nuestro país el próximo curso. Para ello, deben ganar los dos encuentros que quedan por disputar y esperar a que el Betis no sume en ninguno de ellos. Esto empieza por vencer mañana. Las gallegas cuentan con un arma: Peke, la delantera vasca es la máxima goleadora en duelos históricos ante las verdiblancas.

El último enfrentamiento entre ambos conjuntos se remonta al disputado en Abegondo el pasado mes de febrero. Las verdiblancas salieron triunfadoras endosando un cómodo 1-3 a las blanquiazules. Fue por ese entonces cuando llegó el punto de inflexión de las futbolistas de Amorós, que logró encadenar dos victorias consecutivas para dar aire a un equipo que por momentos pareció estar muerto. 

El de mañana puede convertirse en un duelo decisivo. Ese enfrentamiento que determine el futuro de ambos equipos. El que termine de configurar cuáles serán los equipos que conformen la liga femenina la temporada que viene. Betis y Dépor de seguro piensan dejarlo todo en el verde en un enfrentamiento que puede acabar en luces y sombras. 

A %d blogueros les gusta esto: