Otra vez el nombre del Rayo Vallecano sobresale en las noticias del fútbol femenino. Otra vez malas, sí. Como suele ser habitual desde el 5 de mayo del 2011, día que Raúl Martín Presa atravesó las puertas del conjunto franjirrojo de Vallecas. 

La temporada 20/21 no prometía buen augurio para el equipo de Vallecas. La eterna capitana, Alicia Gomez, decía adiós a la entidad franjirroja tras 15 temporadas y 390 partidos, por la puerta de atrás. Con tres títulos de Liga y uno de Copa de la Reina, siendo toda una referente, el club la despidió con un simple retweet a su carta de despedida. En el día de ayer, Alicia, a través de sus redes sociales, pidió al club más respeto y trato humano para sus ex compañeras.

https://twitter.com/ali_gomez22/status/1336057564744851456

Las renovaciones de la plantilla se produjeron a escasas semanas del inicio de la competición liguera. También, a última hora, llegaron los fichajes al equipo, para completar la escasa plantilla con la que afrontar la temporada en Primera Iberdrola. El primer entrenamiento de la temporada se realizó un día después de la renovación de Carlos Santiso como entrenador, a tres semanas del inicio de la liga. Dicho entrenamiento se realizó con 14 jugadoras, ocho del primer equipo más cuatro del filial.

Tras disputarse una decena de jornadas en Primera Iberdrola, según informó el diario MARCA, las jugadoras del Rayo Vallecano han explotado. Las nóminas mensuales de las jugadoras no se entregan con el tiempo estipulado en el Convenio firmado en febrero. A la política de viajar los días de partido fuera de Vallecas en el mismo día, se suma la deplorable cena que reciben las jugadoras en sus viajes de vuelta, tras disputar los partidos. Dos sándwiches de pavo junto a dos manzanas es la “recompensa” tras defender la franja durante 90 minutos frente al Levante el pasado fin de semana. 

Para evitar que se repitan las fechorías recibidas por parte del club, las jugadoras valoran plantarse antes de su viaje a San Sebastián para disputar el partido aplazado de Primera Iberdrola el próximo miércoles, ante la Real Sociedad.

El pasado 8 de mayo de 2011 en el Rayo Vallecano era todo alegría alzando el título de Superliga femenina, tres días antes llegaron al club los dirigentes que el equipo no merece. Ni ellas merecen una directiva de este calibre, ni esta directiva merece un equipo como ellas.

A %d blogueros les gusta esto: