“El éxito no es un accidente. Es trabajo duro, perseverancia, aprendizaje, sacrificio y, sobre todo, amor por lo que estás haciendo o aprendiendo a hacer”. Quien habla es Pelé. Y este es precisamente el punto de partida del Fútbol Club Barcelona que nos deleita cada jornada. El aprendizaje después de una derrota. A veces, es necesario la caída. Y no una caída cualquiera. Una de la que deja la herida. Y te obliga a luchar para volver más fuerte. Así es como el Barça pasó de competir para liderar la Primera Iberdrola, a ser literalmente imparable. Hoy, el Santa Teresa ha intenado sobrevivir -sin suerte- a un equipo que le ha marcado nueve goles.

El Santa Teresa se ha presentado al Estadi Johan Cruyff siendo consciente de la imposibilidad de volver a casa sin rasguños. Un día más, las locales saltaron al campo con la motivación e intensidad que les caracteriza. Como un animal que intenta acabar con su presa. Sin piedad. Sin permitirles tiempo para respirar. Pasión, fuerza y vehemencia. Los encuentros de las azulgranas se basan en eso. En acechar a la víctima. Presión, presión y más presión. Y en el fútbol, casi siempre, la intensidad es sinónimo de goles.

Hoy era el día para Jennifer Hermoso. Después de un inicio de liga en el que apenas ha podido disfrutar del balón, no iba dejar la ocasión de formar parte de la historia azulgrana. Tenía un récord prácticamente en sus botas. Y con su máxima ‘competidora’ en el banquillo, nada iba a poder pararla. La madrileña marcó prácticamente al iniciarse el encuentro. Y la asistencia, como no podía ser de otra manera, se la dio una insaciable Aitana. La canterana, demostró una vez más, la gran visión de juego que posee.

No obstante, la gloria no se la llevaría en solitario. Martens apareció recordándonos a aquella jugadora holandesa que fue escogida como la mejor jugadora del mundo en 2017. Ávida, ambiciosa, voraz. Anotó un hat-trick en menos de 25 minutos. Dejando al rival abatido. Quitándole hasta la más mínima opción de creer. Lieke regresó en su mejor versión. Disfrutando y haciendo disfrutar. Recreándose con el balón. Cautivando con auténticos disparos desde la frontal del área.

Cuando el espectador pensó que el Barça iba a bajar el ritmo de encuentro, el equipo les demostró lo equivocados que estaban. El ‘monstruo’ solamente estaba despertando. Jenni Hermoso volvió a convertirse en la protagonista del encuentro. Diecisiete minutos que permutarían la historia del Fútbol Club Barcelona. Vinieron tres tantos consecutivos, en los que la futbolista no solamente superaba el hat-trick de su compañera. Jenni Hermoso igualaba y superaba a Sonia Bermúdez en goles, convirtiéndose en la máxima anotadora del Barça de la historia.

“Cuando las cosas van bien es cuando hay que estar más atentos. El miedo a perder es la razón fundamental para competir bien”, dijo una vez Pep Guardiola. Porque si alguien todavía creía que se acababa el partido, continuaba equivocado. Mariona marcó el 8 a 0 antes de que la árbitra pitase la media parte. Para desgracia del Santa Teresa, solo había transcurrido la mitad del encuentro. En el segundo tiempo el rival estuvo más organizado en la zaga defensiva. El Barça, ya con una marcha menos, siguió intentando ampliar el marcador. Andrea Falcón, volvió a los terrenos de juego casi un año después. El 14 de diciembre se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda ante el Espanyol. Y ha regresado con las ganas y el potencial que la caracterizan. La canaria ha tenido dos oportunidades que a punto estuvieron de sorprender al Santa Teresa. Pero la guinda del pastel la puso Oshoala, anotando el 9 a 0 en el desucento.

La autoexigencia y hambre azulgrana no cesan. Las jugadoras quieren ganar, ganar y ganar. Limitar a los demás equipos a sobrevivir cuando jueguen contra ellas. En esto se basa el éxito del equipo azulgrana. En no rendirse jamás. En afrontar cualquier encuentro como si les fuera la vida en ello. Y es que al final, no existe otra manera de transformarse en el mejor equipo europeo. Esfuerzo y sacrificio. O con la ya famosa frase con la que se llenaron las redes después de su gran actuación en la Champions: “El éxito se trabaja”.

A %d blogueros les gusta esto: