El Sevilla de Cristian Toro llegó al choque matinal con las pilas absolutamente cargadas y un objetivo claro: había que mantener la racha de victorias y prolongarla todo lo posible. No se lo iba a poder fácil Valencia: tenía enfrente a un equipo duro que no iba a hacer concesiones.

Durante los primeros compases del envite, era el Sevilla el que mantenía la posesión y el que consiguió subir lo suficiente como para hacer trabajar a la guardameta del Valencia. Las de naranja no les ponían las cosas fáciles en el centro del campo y el peligro era ocasional.

Un Sevilla capaz de adueñarse del balón pero no muy capaz de pasar de la línea de tres cuartos. Apenas se disputaba el choque en la línea central. Poquísima verticalidad por parte de ambos equipos rozando la media hora de partido. Cuando el equipo local, mediante una cabalgada de Coleman, llegó de nuevo al área rival, un rocoso Valencia le impedía finalizar con calidad. Ningún problema para las futbolistas che.

Al borde del descanso, logró internarse Claudia Pina hasta dentro del área, en un mar de camisetas naranjas: misión imposible. El remate fue fallido, remató en una futbolista visitante y volvió atrás. El esférico no quería atravesar ninguna de las porterías.

Llegó el pitido del descanso sin ningún tipo de variación en el marcador. Vacío de goles. Recién estrenada la segunda mitad, viendo que el Sevilla no era capaz de ser todo lo vertical que se le espera, Cristian Toro sacó del banquillo a su arma secreta: la salida de Ana Franco al terreno de juego debería ser el revulsivo definitivo.

La más clara del Sevilla hasta el momento llegó tras un lanzamiento de falta, con un balón que quedó colgando y rebotando entre un mar de cabezas dentro del área pequeña, pero ninguna encontró el hueco para rematar debajo de los tres palos. Unos instantes más tarde parecía que Toni Payne iba a conseguir abrir la lata, llegando a colar el esférico, pero el banderín estaba levantado: estaba en posición antirreglamentaria.

Mientras las locales se iban adueñando del ataque, las de José Bargues continuaban sin poder atravesar el centro del campo. Sin embargo, el Valencia tuvo su oportunidad cuando Ellen Jansen provocó un penalti en un mano a mano con Pinel, en el que también intervino Noelia Ramos. Fue Marta Carro la que lanzó la pena máxima, pero la guardameta canaria tiró de valor y consiguió frenar el disparo de la futbolista che, manteniendo el empate sin goles en el marcador.

La entrada de Ana Franco, se sumó a la de Inma Gabarro y Carla Armengol, provocando un Sevilla mucho más volcado en ataque. Buscaban las de Cristian Toro el gol como fuese.

En un chut a puerta por parte del Valencia, desde fuera del área, por parte de Sandra Hernández como un misil, provocó que Noelia Ramos volviera a tener que salvar los muebles para las rojiblancas, con una manopla magistral por arriba.

La verticalidad que estaba demostrando el Sevilla no estaba sirviendo de mucho a causa de la falta de precisión cuando llegaban arriba. Los minutos se sucedían y el gol no llegaba al Estadio Jesús Navas.

Comenzó el partido a descontrolarse a diez minutos del final. Muchos balones lejanos, muchos testarazos, cambios de dirección constantes: un chut por parte del Valencia desde lejísimos que se marchó por la línea de cal por muy poco. El choque estaba para que pudiera conseguir un gol cualquiera de los dos equipos en cualquier momento. El Valencia comenzó a organizarse más arriba, buscando más el peligro, aunque también sin precisión.

Lo intentó de nuevo Toni Payne, esta vez de cabeza, obligando a Enith a proteger la portería de nuevo, frenando un esférico que ya se veía dentro. Otra vez volvió a estrellarse el esférico en las mallas de la meta valencianista, con un chut de Inma Gabarro, que volvieron a anular por encontrarse en fuera de juego.

Culminados los tres minutos de descuento, ningún equipo consiguió anotar. Estuvo a punto de hacerlo el Sevilla pero, de nuevo, el balón se negaba. Multitud de ocasiones, penaltis parados, goles en fuera de juego. En resumen, goles fantasma en un empate a cero que reparte los puntos entre Sevilla y Valencia.

FICHA TÉCNICA

Sevilla FC: Noelia Ramos, Lucía Ramírez, Nagore, Claudia Pina (Teresa Mérida, 87′), Raquel Pinel (Inma Gabarro, 67′), Virgy (Bores, 87′), Toni Payne, Aivi Luik, Amparito (Armengol, 67′), Coleman (Ana Franco, 54′), Almudena.
Valencia CF: Enith, Berta, Cristina, Marta Carro, Iina Salmi (Sandra, 63′), Candela Andújar (Julia Aguado, 83′), Flor Bonsegundo (Martín-Pozuelo, 46′), Kerlly, Ellen Jansen, Bea Beltrán, Anna Torrodá.
Goles:
Árbitra: Arantza Gallastegui (comité vasco) amonestó con tarjeta amarilla a Virgy

A %d blogueros les gusta esto: