El Atlético de Madrid encaraba su primer partido en casa buscando el liderazgo momentáneo ante un Granadilla decidido a dar guerra y sacar algo del territorio rojiblanco.

Comenzaba la primera parte con un claro dominio del conjunto local, con un Granadilla muy bien organizado y realizando una presión alta, buscando crear problemas a las rojiblancas en la salida de balón. Mucho juego pero pocas ocasiones en los primeros minutos, el Atleti no conseguía finalizar, y las tinerfeñas no encontraban su oportunidad.

En esta dinámica monótona y sin ocasiones, la mejor oportunidad llegaba de manera inesperada. En una acción en el área del Granadilla, un forcejeo de Ludmila con Natalia Ramos, finalizaba con el sonido del silbato de la colegiada. Cuando todas pensaban que había señalado falta de la brasileña sobre la centrocampista, la colegiada señalaba hacia el punto de penalti al ver que el balón que caía del cielo golpeaba en el brazo de Natalia. Pero ni así llegó el gol, ya que, con una preciosa estirada, Aline paraba el penalti lanzado por Duggan.

Pocas ocasiones más en una primera parte donde, además del penalti fallado por el Atleti, lo más destacado fueron dos cambios del conjunto rojiblanco a cinco minutos del llegar al descanso del partido.

Comenzaba el segundo tiempo con sensaciones distintas, y con la imagen de un Atleti decidido a ir por el partido. Deyna tomó las riendas del equipo, primero con una fantástica ocasión en la que se fue de hasta tres rivales, y solo Aline evitó el gol de la venezolana. Pocos minutos después, Deyna le sirvió un balón medido a Van Dogen en el que solo tuvo que acompañar al balón con la cabeza al fondo de la red, adelantando a las colchoneras en el marcador.

A partir de este momento, volvió la monotonía al juego, pocas ocasiones y poca acción en el partido, pero con la sensación de que las locales no tenían el dominio total del encuentro. Y así era. A solo 3 minutos del pitido final, Koko marcaba una diagonal hacia la portería local, y solo pudo ser detenida por Laia cometiendo penalti sobre la jugadora del conjunto tinerfeño. El Granadilla no desperdició la oportunidad que se le brindó y Pisco puso las tablas en el marcador con una definición magnifica.

Duro comienzo de la temporada en casa para las colchoneras, que a pesar de tener la posesión del balón no lograron materializar ante un rival, que, a pesar de ser el primer punto en la competición, sabe a gloria al sacarlo en uno de los campos más difíciles.

FICHA TÉCNICA

Club Atlético de Madrid: Pauline, Kazadi (Guagni 39’), Laia, Van Dogen, Strom, Moore (Meseguer 68’), Sampedro (Chidiac 80’), Laurent (Santos 39’), Duggan, Deyna (Bernabé 68’), Ludmila.

UD Granadilla Tenerife: Aline, Aleksandra, Pisco, Gavira, Simpson, Clare Pleuler, Natalia Ramos, Doblado (Moreno 77’), Jordan (Koko 60’), Adamek (Mari José 60’), Martín-Prieto.

Árbitro: Olatz Rivera Olmedo (Comité vasco). Amonestó con tarjetas amarillas a Guagni por parte del conjunto local, y a Gavira y Aleksandra por parte del conjunto visitante.

Goles: 1-0 Van Dogen (52’); 1-1 Pisco (P) (88’)

A %d blogueros les gusta esto: