La Primera Iberdrola regresa con más fuerza que nunca. Con dieciocho equipos y cuatro descensos, se espera que sea la liga más competitiva de la historia. Después de siete meses sin poder disputarse por la pandemia, vuelve con los equipos renovados. RCDE Espanyol y Atlético de Madrid se enfrentarán este sábado ( a las 16 horas en la Dani Jarque), ambos con proyectos muy distintos a los que presentaron la pasada temporada.

El “nuevo” Atlético

Las rojiblancas sí se presentan al encuentro con el mismo técnico, Dani González. Solamente estuvo un par de meses al timón durante la anterior campaña. Sin embargo, las sensaciones fueron buenas. Logró recuperar la versión de las colchoneras que más exitos ha dado el club, volviendo a plantar cara a su máximo rival. Ya no están en las filas del Atlético Lola Gallardo, Kenti, Olga García, Elena Linari ni Van Veenendal. Pero han llegado Van Dongen, Peyraud, Knaak, Alia Guagni, Lindhal, Jade Moore, Kazadi y Emelyne Laurent, -las ultimas 3 en calidad de cesión-. La gran incógnita es saber como acabará conformándose el equipo. Para este primer duelo no están disponibles Menayo, Lindahl ni Knaak.

La matamorfosis del Espanyol

Las blanquiazules sufrieron una de las peores temporadas de la historia del club. Fue un equipo desanimado, incapaz de creerse que podían ganar un partido. Y así fue. Ninguna victoria en seis meses. Inevitablemente, en este mercado de fichajes eterno, el club cambió por completo. Comenzando por arriba. Jordi Ferrón fue destituido. Y su lugar, lo ocupó Rubén Casado. A priori, un entrenador sin experiencia en equipos femeninos. Después se marcharon jugadoras de la importancia de Inés, Mimi, Ainhoa, Mariajo o Torrodà. No obstante, llegaron Turmo, Karpova, Marianela, Yamamoto, Paula Nicart y Correa. A ellas, hay que sumarle una espanyolista como Lombi, que volvió a casa a mediados de la temporada pasada. Para este partido no estarán disponibles Laura Fernández, Cristina Baudet, Joanna Vega y Marianela Szymanowski.

Ambos equipos se presentan al duelo con las energías renovadas y con la incertidumbre de una temporada que se avecina complicada. A pesar de poseer objetivos muy distintos, este primer encuentro será una prueba de fuego para Espanyol y Atlético. Una primera toma de contacto de lo que podría ser esta competición liguera

A %d blogueros les gusta esto: