La jugadora de Morón de la Frontera ha firmado por una temporada.  Lucía es uno de los baluartes de la cantera sevillista que aún milita en el club. 

Mucho ha llovido desde que Lucía Ramírez debutó en Primera División. Fue en Lezama ante el Athelic Club. Desde entonces ha vivido el descenso y el ascenso del club. En 2019, pocos partidos después de la llegada de Cristian Toro, la central sufrió una grave lesión que la mantuvo alejada de los terrenos de juego varios meses. No fue hasta el encuentro contra el UD Granadilla, primer partido de la segunda vuelta, cuando la jugadora volvió a saltar al campo. 

Lucía fue sin duda un revulsivo para las de Cristian Toro. Su compromiso y habilidades fueron un valor importante para el entrenador argentino en el tramo final de la competición. En total pudo disputar ocho encuentros tras la vuelta de la lesión, dos de copa y seis de Primera Iberdrola. A pesar de que la crisis sanitaria ha supuesto un brusco parón para ella y el equipo, el Sevilla FC ha apostado por su calidad para la próxima campaña. 

En declaraciones a los medios oficiales del club la central ha comentado que está  “muy feliz de poder seguir defendiendo esta camiseta una temporada más, ya que como canterana que soy es un orgullo que sigan confiando en mí un año más”.

La central de Morón de la Frontera también habló de la temporada que a terminado hace unos meses. “Fue una temporada complicada al volver después de tantos meses de lesión. Ha sido un año de superación, de aprendizaje y de valorarme más a mí misma, sabiendo que puedo dar mucho más”.

Para la próxima campaña tiene también una meta.”Espero que la temporada que viene sea exitosa en la que disfrutemos todo lo que no se ha podido disfrutar este añoy poder sumar al equipo lo máximo posible”.

A %d blogueros les gusta esto: