Será más o menos justo. Será más o menos apropiado, pero lo cierto es que la Primera Iberdrola ya finalizó de forma oficial y los clubes ya están moviendo hilos para construir su próximo proyecto de cara a la temporada 2020-21, que aún se desconoce cuándo arrancará ni en qué términos.

En el caso del Betis Féminas, las oficinas ya están carburando para elaborar el equipo que buscará unos mejores resultados durante la campaña próxima. Este año es Ana Romero ‘Willy’, aún jugadora del plantel, la encargada de encajar las piezas en busca de un Betis capaz de pelear de nuevo por cuotas altas. Desde que finalizó oficialmente la temporada, ya ha conseguido atar a una de las promesas de la cantera verdiblanca. Es el caso de Andrea Medina, la lateral zurda de 16 años recién cumplidos, que ha destacado en su actuación en el filial bético a lo largo de la temporada, consiguiendo su primer contrato profesional con la entidad de Heliópolis hasta 2022. La futbolista ya debutó con el primer equipo frente a la Real Sociedad como local el pasado mes de enero.

Siguiendo la misma línea de retener en el equipo a las joyas de la cantera, el club verdiblanco ha conseguido asegurarse disfrutar de Rosa Márquez mínimo hasta dentro de tres temporadas. La joven promesa bética finalizaba contrato en junio de 2021 pero, a pesar de restar aún un año para que esa fecha se acerque, ambas partes han querido rubricar una unión más extensa, prolongándolo hasta junio de 2023. Tras 93 encuentros en la máxima competición femenina, a pesar de sus 19 años, la canterana continúa afianzándose en el centro del campo bético.

Las renovaciones determinantes han continuado. Pier Luigi Cherubino se había comprometido con la entidad de Heliópolis hasta el final de la actual temporada. Sin embargo, el hispano-italiano continuará como timón verdiblanco durante una temporada más tras rubricar su renovación para consolidar el bloque. Sus números y, sobre todo, el cambio emocional y de actitud del equipo tras su llegada han garantizado su permanencia en el banquillo bético. Recogió al Betis Féminas en zona de descenso y consiguió auparlo hasta la 12º posición. No ha podido disfrutar del fútbol en Sevilla durante mucho tiempo desde su llegada, pero se compromete a saldar “la deuda” que tenía con el Betis, tal y como declaró ante las cámaras oficiales del equipo. La próxima campaña no dudará en buscar cuotas más altas, así lo declaró a nuestros micrófonos antes de la paralización de la competición.

El club verdiblanco no ha oficializado ningún movimiento más en el vestuario pero, sin embargo, ya existen casos de jugadoras que acaban contrato y abandonan la entidad de cara a la próxima temporada. Es el caso de Marianela Szymanowski que, tras dos temporadas defendiendo las trece barras, se despidió de la afición a través de sus redes sociales con un comunicado:

Después de dos años, nuestros caminos se separan. Gracias a mis compañeras, al club y sobre todo, a una afición incondicional que me hizo sentir como en casa en todas las ciudades de España. GRACIAS BÉTICOS💚”. Así se despedía Szymanowski de la que ha sido su casa tras finalizar su contrato que la vinculaba con el Betis Féminas.

Las jugadoras sobre las que se posan los focos ahora para dilucidar qué ocurrirá con su futuro, con un contrato en vigor que finaliza durante este mes, son Merel Van Dongen, Ana y Laura González, Irene Guerrero, Priscila, Bea Parra, Seoposenwe, Abam, Ogebe y Dewey.

De esas futbolistas, Bea Parra quiso dejar claro en declaraciones a Estadio Deportivo durante la cuarentena que le gustaría disputar una temporada más para retirarse en condiciones defendiendo las trece barras. Seoposenwe, Ogebe y Abam estaban a expensas de unos objetivos para renovar, pero todo apunta a que únicamente será Abam la que podrá permanecer en Heliópolis. En el caso de Willy, no sonará a sorpresa si anuncia su retirada para dedicarse exclusivamente al área de scouting de la entidad bética.

De todos modos, tal y como está el mercado de la Primera Iberdrola en este punto, estamos a tiempo de que existan renovaciones antes de la pretemporada e, incluso, movimientos inesperados con jugadoras con contrato en vigor. El mecanismo está en movimiento y habrá que ir viendo qué sucede en la temporada atípica que se aproxima.

Paso a paso, el club verdiblanco está amasando el proyecto que busca asentar de cara a la próxima temporada, rastreando esa proyección ascendente que tenía y que se ha visto frenada a lo largo de la temporada actual.

A %d blogueros les gusta esto: