En su segunda temporada en las filas del Levante UD, Ona Batlle ha demostrado su potencial siendo una de las piezas fijas en el equipo dirigido este año por María Pry. La futbolista de Vilassar de Mar ha sido fundamental en la zaga del conjunto levantinista durante todo lo que llevamos de temporada regular y ha dado un salto de calidad en la Primera Iberdrola.

Tras veintiuna jornadas de Liga y con su equipo peleando con el Atlético de Madrid por entrar en la plaza que daría opción a jugar Champions League el año que viene, hemos podido ver como Ona ha jugado prácticamente todos los encuentros del conjunto granota este año, en las diferentes competiciones, asentándose en el equipo como si llevara más de dos temporadas en él.

En una rueda de prensa online que pudimos ver en las redes sociales del Levante UD, hace un par de días, era la propia jugadora la que admitía que esta temporada había descubierto en ella misma una polivalencia que no había visto antes. Y es que una de las características más destacables de la número “2” levantinista es su facilidad para adaptarse en cualquiera de los dos laterales, incluso si el equipo lo necesita podría hasta encajar como defensa central.

Esta campaña ha disfrutado de minutos en el lateral derecho, su posición más habitual, pero también la hemos observado en algunos partidos en el lateral izquierdo, de carrilera, o de central, siendo el año donde más posiciones diferentes ha ocupado en el terreno de juego.

Siendo una figura importante en los esquemas de María Pry, no solo podemos destacar sus capacidades defensivas, sino también sus virtudes cada vez que se suma al ataque para ayudar a su equipo por las bandas. Las últimas jornadas antes del parón sin fútbol, estaban siendo dulces para Ona a nivel individual, sin tener en cuenta los problemas a nivel colectivo en cuanto a las eliminaciones en Supercopa de España y Copa de la Reina.

En la jornada diecisiete de Liga, Ona Batlle marcaría el dos a cero a favor en la victoria del conjunto granota contra la Real Sociedad, en Buñol. Un gol en el que llegaba hasta el punto de penalti prácticamente para acabar terminando la jugada con el balón dentro de la red. En la siguiente jornada, en la victoria de su equipo en el campo del Rayo Vallecano, una jugada suya individual, por banda izquierda, desencadenaba en un gol en propia del conjunto madrileño, volviendo a demostrar su capacidad ofensiva.

En la jornada diecinueve, en la victoria aplastante del equipo valenciano a la UD Granadilla Tenerife, acabaría marcando un golazo tras volver a sumarse al ataque por banda izquierda y con un disparo al palo largo colaba el balón por la escuadra de la portería.

Una temporada que estaba siendo, sin duda, especial para Ona y en la que estaba creciendo como futbolista en todos los sentidos. A falta de saber como se llevará a cabo la terminación de las competiciones ligueras en España, y también de cual será su futuro más próximo, ya que acaba contrato este verano, los números de la lateral levantinista son de veintidós partidos disputados, destacando que ha sido titular en veintiuno de ellos; dos goles en su casillero; y un total de 1895 minutos jugados entre Liga, Copa de la Reina y semifinal de la Supercopa de España.

Para finalizar, también hay que hablar de que su buena temporada actual ha hecho que sea una habitual en las últimas convocatorias de Jorge Vilda con la Selección Española Absoluta y que a sus 20 años de edad, fue convocada para disputar el torneo de la She Believes Cup en Estados Unidos, siendo la futbolista más joven de las 23 convocadas por el seleccionador y disputando los 90 minutos en dos de los tres encuentros del equipo español en dicho torneo.

A %d blogueros les gusta esto: