Hace unos días el Sporting de Huelva anunció que el 23 de marzo se presentó una solicitud ERTE ante las autoridades competentes. Esta decisión ha sido tomada por la directiva del club después de que la pandemia del COV-19 obligara a la mayor parte del mundo a confinarse en sus casas.

Algunos de los clubes de la Primera Iberdrola no tiene el respaldo de estructuras masculinas que puedan aportar un porcentaje a la sección femenina. Uno de esos equipos es el Sporting de Huelva, que incluso no dispone de unas instalaciones propias para poder desarrollar su actividad. Lo hace en los Campos Federativos de La Orden.

Siempre se han considerado un ‘club humilde’ y por ello han tenido que tomar algunas medidas ante las situación en la que nos deja el estado de alerta sanitaria.

La presidenta del club, Manuela Romero, aseguró que esta decisión se ha tomado “para salvaguardar la economía de nuestro club, que se puede ver muy resentida”.  La dirigente añadió, “no sabemos si volveremos a jugar, si jugaremos en julio y en agosto, no sabemos nada, y para nosotros es muy importante, todo nuestro club, con nuestras jugadoras, intentar hacer lo mejor posible para todos proteger al club y proteger a nuestras jugadoras y por eso nos hemos acogido a esta medida, que está pendiente de resolución”.

Sobre este respecto se ha podido escuchar la opinión de una de las capitanas y jugadora más veterana del club blanquiazul. Elena Pavel aseguró que “el ERTE que ha pedido la empresa lo veo normal” y añade que “tampoco sabemos si la liga seguirá o no” esta temporada y “somos un club humilde y si esto se alarga ellos deben tener medios económicos para respondernos a las jugadoras”.

El confinamiento de la plantilla

Por otro lado la plantilla del Sporting sobrelleva la confinamiento siguiendo los planes de entrenamiento dentro de sus respectivos domicilios. El técnico del club onubense comentó en unas declaraciones a los medios oficiales del club que mantiene “vía telemática el contacto con el cuerpo técnico y repasando a diario el trabajo que hacen las jugadoras en sus domicilios”. A pesar de esta situación asegura que “los deportistas, después de estar meses parados y entrenando en su casa, no pueden volver a la competición en menos de 3 semanas. Y jugar 2 o 3 partidos por semana, con viajes de un lado a otro de la geografía nacional, es ridículo pensarlo”. En opinión de Antonio Toledo es inviable retomar la competición ya que los clubes deben disponer de tiempos para plantear la próxima temporada y reajustar los presupuestos.

A %d blogueros les gusta esto: