En un contexto en el que el Fútbol Club Barcelona se había posicionado como un rival inalcanzable, llegó el Deportivo para demostrar que sí se les podía competir. Después de que las visitantes perdieran 0-4 en la primera vuelta sólo les queda agarrarse a la hazaña de las gallegas antes de disputar el encuentro del domingo en el Estadi Johan Cruyff.

El conjunto de Oscar Fernández vive una temporada complicada. Vienen de una semana difícil tras la derrota ante el Atlético y la eliminación por 3 a 0 en la Copa de la Reina. No ha sido un calendario nada fácil para las madrileñas.Y en liga, el avenir no se presenta sencillo. Parecía que tenía asegurada la permanencia, pero las circunstancias de las últimas semanas les obligan a tener su mejor versión en los 9 partidos restantes. A excepción del Espanyol -que sí vive una situación nefasta-Granadilla, Madrid, Valencia, Betis y Sporting de Huelva están solo a cinco puntos de referencia. Una clasificación así de apretada exige una buena segunda vuelta para poder seguir disfrutando de la Primera Iberdrola.

El Barça protagoniza una situación totalmente distinta. El mejor año de los últimos tiempos. Siguen manteniendo una ventaja de 9 puntos ante su gran rival, el Atlético de Madrid. Y una vez ya han sobrepasado una racha mala de lesiones, pueden permitirse gestionar los minutos de la plantilla. Pero además de los resultados, el rendimiento del conjunto culé también ha mejorado notablemente. Sin embargo, tienen un mes intenso. Después de que las internacionales vuelvan de la She Believes Cup disputarán las semifinales de la Copa de la Reina ante el Sevilla y los cuartos de la Champions frente al Atlético de Madrid.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: