No podía prolongarse mucho más en el tiempo. El Betis Féminas de Antonio Contreras no estaba carburando, y los nefastos resultados eran prueba de ello. En un bloque que se ha mantenido casi intacto, a excepción de las nuevas incorporaciones y algunas salidas, el cambio casi radical en el cuerpo técnico tras la salida de María Pry y Ana Llamas no ha parecido funcionar en el equipo verdiblanco.

Finalizada la jornada número 14, la última de este 2019, este Betis se ha hundido en la penúltima posición de la tabla, con tan solo ocho puntos conseguidos de 39 posibles, unos registros que jamás antes había conseguido el equipo de Heliópolis. Únicamente han conseguido una victoria, en casa frente al Valencia, cinco empates y siete derrotas. La victoria fue en septiembre, y ya apenas se recordaba por territorio verdiblanco.

Después de estos trece partidos en catorce jornadas, a causa de la jornada no disputada por la huelga, la máxima artillera del Betis Féminas es Priscila con tres tantos, seguida de Martina, con dos. A las mismas alturas de la pasada campaña, la máxima artillera del club verdiblanco ya acumulaba nueve dianas a sus espaldas. Para aquel entonces (en todo momento teniendo en cuenta que se ha disputado una jornada menos esta temporada), el equipo dirigido por María Pry se mantenía en una privilegiada quinta posición en la clasificación con 22 puntos, con siete victorias, un empate y seis derrotas. Una situación muy similar a la que vive en este momento el Betis vivía entonces el Sevilla FC, que también se encontraba en la penúltima posición con nueve puntos en el casillero. Fue precisamente para esta fecha cuando el conjunto nervionense decidió cambiar la deriva del equipo y fichar a su actual entrenador, Cristian Toro, quien consiguió una permanencia trabajada.

De las dos temporadas anteriores en las que el Betis Féminas ha gozado de la máxima categoría femenina, en su primer año como equipo de élite y a estas mismas alturas de la competición, se encontraban en la 12º posición de la tabla con 12 puntos; y al año siguiente fueron gradualmente mejorando los registros y ya consiguieron hacerse con la 8º posición con 19 puntos. Un Betis Féminas que ha ido constantemente en progresión ascendente hasta esta temporada, en la que está saboreando la sensación de apuros por primera vez en su vida.

Ahora son las guerreras las encargadas de continuar peleando como lo han hecho hasta ahora para mantener a flote al barco. La única diferencia será que, en esta ocasión, será con un timón diferente, que se conocerá en los próximos días, mientras se prepara con maña el difícil duelo frente a un Levante en racha, en la que será la primera visita de María Pry como entrenadora visitante.

A %d blogueros les gusta esto: