No existe ninguna recompensa sin sangre, sudor y lágrimas. El Betis Féminas cumplirá un sueño el próximo sábado no sin antes haber hecho méritos más que suficientes para ello. El Benito Villamarín será el 11º estadio español en abrirle las puertas al fútbol femenino. La historia comenzó el 27 de abril de 2003, cuando el Athletic Club abrió las puertas de San Mamés para que toda la hinchada pudiera disfrutar del 5-0 que consiguieron las rojiblancas frente al Híspalis y que supuso la consecución del título de Liga. Cerca de 35.000 personas presenciaron el triunfo de las leonas que supuso un antes y un después para el fútbol femenino. Ya se había jugado un partido en uno de los mejores estadios de España.

Después de San Mamés, llegó el turno del Vicente Calderón, Mestalla, Ciutat de València, Heliodoro Rodríguez, el Nuevo Colombino, La Romareda y el Miniestadi. También es el caso del escenario donde el Fundación Albacete consiguió el ascenso en 2016, el Carlos Belmonte; o el estadio balear de Son Moix, donde se disputó el España-Austria de la fase clasificatoria para el Mundial de Francia de 2019.

Sin embargo, el boom llegó la pasada temporada, cuando llegaron a registrarse entradas como la del derbi valenciano, con 17.000 personas en Mestalla. También el Calderón fue testigo del partido que decidiría la Liga entre Atleti y Barcelona, con casi 14.000 espectadores. Después del Benito Villamarín, volverán a abrirse más estadios esta temporada. Los primeros en confirmarse ha sido el recién estrenado Wanda Metropolitano para recibir el derbi madrileño del próximo 17 de marzo entre Atlético de Madrid y Madrid CFF; y también el Ciutat de València para el derbi valenciano del próximo 28 de abril.

Sin embargo, la apertura de puertas del Benito Villamarín no llega como en estas ocasiones para un derbi ni para un partido que tenga trascendencia especial en la Liga. Este duelo entre Betis Féminas y Santa Teresa no es un partido más.

No lo será por dos motivos. El primero es el carácter benéfico del evento, y es que mientras otros estadios españoles permanecen aún cerrados al futfem por motivos económicos, el templo verdiblanco acogerá el choque destinando todo lo recaudado a la unidad de oncología infantil del Hospital Virgen del Rocío. De hecho, la consejera bética María Victoria López, adelantó que el Real Betis quiere reemplazar los 19 sillones de las 19 habitaciones de esta unidad “para que los niños estén más cómodos y los padres puedan descansar mejor”, ya que “allí hay muchos niños y padres que pasan muchos días e incluso meses en el hospital”. Para ello, el club ha facilitado, además de las entradas para acudir al encuentro, una fila cero para poder llevar a cabo una donación sin necesidad de obtener entrada para el partido.

El segundo motivo por el que este encuentro no es un partido más es por los méritos que han ido alcanzando sin cesar las guerreras de María Pry. La apertura de puertas del Villamarín es una recompensa y un sueño cumplido después de todas las fatigas para alcanzar los objetivos. Desde que el equipo femenino del Real Betis naciera en 2011 y se asentara como tal en 2012, no ha cesado en su crecimiento temporada a temporada hasta llegar a donde se encuentra en estos momentos de la competición. En Segunda División comenzaron quedando quintas. La siguiente temporada, terceras. A la tercera consiguieron su primer Campeonato de Segunda División Femenina, aunque no consiguieron el ascenso al caer derrotadas frente al Granadilla canario en la última fase de los playoff de ascenso, un 3-1 que en lugar de mermar las ilusiones verdiblancas sirvió de refuerzo motivacional para conseguir el ascenso un año más tarde. El 19 de junio de 2016 quedará grabado para siempre en la retina de las guerreras de Pry, que con esfuerzo y sacrificio consiguieron el 2-1 en el campo 1 de la CD Luis del Sol frente al CD Fermarguín, desatando la euforia y recogiendo todo lo sembrado a lo largo de una temporada en la que consiguieron 23 victorias y tres empates. Así consiguieron todas #JuntosLaDefinitiva y en su primer año en la máxima categoría del fútbol femenino nacional alcanzaron con creces la permanencia, el objetivo marcado. Esta temporada la máxima era bien distinta: las de Pry tienen hambre y van a por todas a por los puestos de Copa de la Reina. Objetivo, de momento, también conseguido. A falta de 9 partidos para el final de la competición, las verdiblancas están en la quinta posición con 36 puntos y un colchón de siete puntos con el último puesto de Copa en la tabla. Objetivo marcado, objetivo que no paran de pelear por conseguir, como la consecución del primer derbi sevillano de la historia del futfem en Primera División, que con el gol de la ya internacional Rocío Gálvez se teñía completamente de verdiblanco.

Méritos de sobra para conseguir lo que a día de hoy es una realidad. Una realidad que ellas se encargarán de disfrutar y defender el sábado a partir de las 13h sobre el césped de un estadio histórico que no cabe duda, las acogerá en su regazo bajo el calor de miles de gargantas.

A %d blogueros les gusta esto: