Un año desde ese momento que puso los vellos de punta a todo el beticismo. Ese partido eléctrico que mantuvo en vilo a la Ciudad Deportiva Luis del Sol hasta el último minuto. Un año desde esa última victoria frente al Femarguín que ponía la guinda a una temporada ejemplar con ninguna derrota. Un año desde los gritos desgarrados de rabia contenida, de tensión imperante, de saltos y lágrimas de satisfacción. Un año desde que se firmó el histórico ascenso a Primera División Femenina del Betis Féminas.

Un 19 de junio se sellaba. El campo 1 de la Ciudad Deportiva verdiblanca se inundó de camisetas representativas. Despedidas emotivas a la eterna capitana Esther, todo entre lágrimas agridulces. El objetivo se había cumplido de la mejor forma posible, y todas las guerreras eran ya de Primera.

Un año hace ya de ese momento y solo hace una semana que se dio por terminada la primera temporada en la élite del fútbol femenino nacional. Un año en el que el Betis Féminas ha demostrado de lo que es capaz y ha hecho un aviso en la Liga Iberdrola de lo que aún queda por venir.

La temporada arrancaba en pleno verano con una pretemporada preparatoria para lo que vendría a partir de ese histórico 4 de septiembre, cuando las guerreras verdiblancas comenzaron a rodar en la división de oro. El primer encuentro sería un derbi andaluz para abrir boca. Fue en casa, arropadas por toda la afición y después de haber conseguido un título más para el palmarés de las chicas de Pry, venciendo titánicamente el torneo internacional del COTIF.

El primer partido de la temporada ya fue un despliegue por parte de las verdiblancas, a pesar de no poder rascar ningún punto. Pero ya se atisbaba la calidad que iban a derramar las verdiblancas alrededor de todo el territorio español.

Desde ese partido se han cumplido los 30 que completan la temporada 2016-17 para la Liga Iberdrola. El balance para las verdiblancas ha sido de diez victorias, cuatro empates y dieciséis derrotas. Pero no sería justo quedarnos con la frialdad de meras cifras que no reflejan todo el trabajo que se ha llevado a cabo tras las bambalinas. Han sido 34 puntos que han conseguido que las de Pry se establezcan en la undécima posición de la clasificación en una competición en la que eran absolutamente noveles. Menos de diez puntos las han separado de las posiciones que clasifican para disputar la Copa de la Reina. Un objetivo que queda marcado para la próxima temporada, porque las de María Pry siguen con hambre.

La temporada ha finalizado con 36 goles a favor, y con un nombre propio para casi la mitad de ellos: Paula Moreno, la killer de las verdiblancas, que ha finalizado la campaña con 14 tantos en su casillero. La lista de goleadoras la completan Beíta (6), Yiyi (3), Kuki (3), Irene, (3), Laura (2), Clau (2), Cristina (1), Ana (1) y Rosita (1).

Otra muestra del interés que ha generado el conjunto verdiblanco en la élite del fútbol femenino nacional es el número de partidos televisados. Hasta 24 encuentros de los 30 que han jugado las guerreras han sido emitidos en directo por televisiones nacionales. Esto no es una cifra más. El Betis ha sido el equipo más televisado de toda la Liga Iberdrola, seguido por el FC Barcelona, que ha sido emitido en directo hasta en 23 ocasiones.

A este dato se le puede añadir la gran imagen que ha demostrado el equipo de Heliópolis en los partidos más difíciles a priori como locales. Ni el FC Barcelona, semifinalista de la Women Champions League, ni el Valencia, tercero en la clasificación, han sido capaces de llevarse los tres puntos de la CD Luis del Sol.

Otro dato a tener en cuenta de las de María Pry en este año desde que se culminó el ascenso es la constante tendencia ascendente que proyectan las verdiblancas. Las carencias han sido suplidas, no sin esfuerzo, pero sí gracias al sacrificio y al trabajo en equipo.

Lo lógico es entender el crecimiento también en objetivos de cara a la próxima temporada, para la que ya están llegando los primeros refuerzos. La primera en aterrizar en Heliópolis fue Maddi, procedente del Santa Teresa para suplir la baja confirmada de María Suárez las dos próximas temporadas en el centro de la defensa. El segundo fichaje confirmado ha sido el de Virgy, que llega directamente de disputar la semifinal de la Copa de la Reina con el Granadilla. La cordobesa, que también ha firmado por dos temporadas con las verdiblancas, llega para reforzar el ataque verdiblanco con su polivalencia tanto en la mediapunta como por las bandas.

Los fichajes podrían seguir llegando como un goteo durante el mercado estival, ajustando máquinas para luchar por escalar posiciones la próxima temporada y poder disputar la Copa de la Reina por primera vez en la historia.

No en vano el cuerpo técnico de María Pry es ambicioso y sabe cómo conseguir las fichas necesarias para cumplir los objetivos marcados, sin dejar de ser realistas. Así ha escalado el Betis Féminas a esta velocidad vertiginosa desde su creación hace solamente seis años.

Las guerreras quieren seguir dando guerra.

A %d blogueros les gusta esto: